Artrosis degenerativa

La osteoartritis o artrosis degenerativa es una afección que a menudo vemos en los ancianos de nuestros centros geriátricos en Burgos. Se caracteriza por el deterioro de las articulaciones y el desgaste de los cartílagos, algo que puede causar inflamación, dificultad para mover la parte que se encuentra afectada y dolor.

Síntomas de la artrosis degenerativa

Esta enfermedad puede afectar a todas las articulaciones del cuerpo, aunque las más comunes son las rodillas, manos, columna vertebral y caderas. Sus síntomas varían de una persona a otro, pero entre los más habituales está el dolor, que puede ser intermitente o constante y que puede resultar peor después de haber estado en reposo o sentado durante mucho tiempo. Algo muy recurrente también es la rigidez en las articulaciones, algo que puede verse acentuado por las mañanas o igualmente, después de haber estado parado mucho tiempo.

Así mismo, puede aparecer hinchazón causada por la inflamación y que puede resultar más evidente después de haber realizado una actividad física. Generalmente, las articulaciones que se encuentran afectadas pueden resultar complicadas de mover, pudiendo incluso llegar a bloquearse. Todo ello, puede generar debilidad en los músculos, así como fatiga y cansancio. La artrosis degenerativa es más normal que aparezca en personas mayores de 65 años, así como en aquellas que fuman, tienen falta de vitamina D o de calcio. También es más común que las personas que han desarrollado una profesión que implicaba movimientos articulares repetitivos, tienen más probabilidades de sufrir esta enfermedad, así como los deportistas.